Las ventajas de la raza

La rusticidad y sanidad de la raza Braford se traduce en buenas ganancias de peso que han llamado la atención de los productores. A ello debe agregarse el buen temperamento de los animales, que favorece aún más su desarrollo y la conversión de alimento en carne. La plasticidad de su engorde es un factor fundamental para adecuar su terminación a los diversos mercados. De igual manera, la calidad y terneza de su carne ha quedado demostrada en más de un trabajo realizado en el país y en el exterior.

En la última década la raza creció vertiginosamente, y se puede decir con certeza que seguirá en franca expansión en el norte argentino.

La década del '90:
Concentración de ventas y supermercadismo

Con la década del noventa comenzó el auge del supermercadismo, y la concentración de la venta de productos de consumo masivo en pocas cadenas. La participación de los supermercados en la venta de carne aumentó significativamente y éstos adecuaron la faena a una nueva demanda bien clara del consumo local: animales de tipo británico, tiernos, de poca edad, tipo bolita, inclusive con preferencia si la terminación fuera a base de grano. Consecuentemente, todo animal con alguna característica cebuína era discriminado.

La falta de exportación y un mercado interno sobre ofertado llevaron al productor del norte argentino a "britanizar" lo más posible su producto. Al priorizar la solución del problema de la comercialización por sobre el desarrollo de un ganado adaptado a su hábitat, se atentó directamente contra la producción de más kilos de carne y contra la formación de un capital que redituara a largo plazo.

 

 



Loading